RINCONES DE LA MEDITACIÓN

Andrea Mayren Azón – Psicóloga sanitaria y profesora de Yoga, Yogaterapia y Mindfulness.

Desde luego hay que ser curioso, o estar un poco loco para 
ponerse a meditar:
-¿Te sientas y qué haces?
Nada…
-¿Nada?
Nada.
-¿Pero harás algo?
No…
-¿Pensarás en tus cosas?
Intento no hacerlo.
-¿Imaginarás historias o...pensarás que hacer si te toca la lotería?
No…
-¿Nada? (atónito)
¡Nada! (sonriendo)
-Pues no lo entiendo (turbado)
¡Yo tampoco! (sonriendo y tranquilo).
Sigue leyendo

El valor de mi confinamiento

Escrito por Andrea Llera y Eva Félix – Psicólogas sanitarias

Cuando nos vemos sumergidos en una situación como la que estamos viviendo, en la que de un día para otro nuestras rutinas, actividades, relaciones… en definitiva, toda nuestra vida se pone “patas arriba”, podemos conectar con sensaciones de incertidumbre y de falta de control, lo que dispara nuestras emociones, como el miedo, inseguridad, tristeza, etc. Ante ellas, nuestro primer impulso será intentar controlarlas o deshacernos de ellas, pero bien sabemos que estas estrategias no suelen funcionar.

Sigue leyendo

¿Y ahora qué? Claves para combatir el aburrimiento

Escrito por Silvina Filippini – Psicóloga Sanitaria

En estos días de confinamiento, algo totalmente extraño y nuevo para nosotros, nos vemos “encerrados” en casa, buscando maneras de “matar el aburrimiento”, con muchas dudas sobre nuestro futuro y con miedo, un miedo que se palpa en las noticias de cada día, con informaciones cada vez más alarmantes y menos esperanzadoras.

¿Acaso podemos hacer algo para remediar esta situación? ¡¡DESDE LUEGO!!

Sigue leyendo

El dolor, la salud y el bienestar

Escrito por Francisco Daniel Vinués – Psicólogo Sanitario

Normalmente cuando hablamos de salud y bienestar nos vienen a la mente el dolor y la enfermedad, pues “salud como ausencia de enfermedad” es la definición más ampliamente extendida y que está más arraigada en nuestra sociedad. Situamos en un extremo de la línea al bienestar y en el otro al dolor, una lucha encarnizada existe entre ambos lados como si fueran dos enemigos irreconciliables, solo uno de los dos puede ganar y sobrevivir, no hay conciliación, no hay tregua: estamos sanos o estamos enfermos, ¿no? Vamos a detenernos un momento a pensarlo, ¿conoces a alguien que no sufra alguna enfermedad? ¿Una alergia? ¿Asma? ¿Artrosis? ¿Qué tenga las cervicales delicadas? ¿Y alguien que no tenga ningún tipo de dolor, físico o emocional? ¿Qué porcentaje de personas sanas nos quedarían? ¿Y durante cuanto tiempo estarán sanas según esta definición? Quizá digas que hay enfermedades y enfermedades, como coloquialmente se suele decir, que hay de mayor y menor gravedad, que una persona con una enfermedad o problema “pequeño” está sana. Debemos ser cuidadosos pues estas últimas aseveraciones que ahora realizamos son incompatibles con la concepción de los dos polos de la salud, de que la ausencia de una indiscutiblemente lleva a la otra; estamos diciendo que es posible que una persona con una enfermedad o problemática de menor gravedad podría también considerarse, en esencia, sana. Todo esto comienza a ser un poco confuso, pero la Organización Mundial de Salud (OMS) elaboró hace unas décadas unas ideas muy similares a las que hemos comenzado a hacer en este párrafo, si la mayoría de la población no entraba dentro del concepto de salud quizá nos habíamos equivocado a la hora de definirla

Sigue leyendo