Seres resilientes

Escrito por Claudia García – Psicóloga Sanitaria

Vann Nath, fue un conocido artista camboyano que vivió en primera persona uno de los peores traumas que un ser humano puede sufrir. Entre 1975 y 1979 el régimen de los Jemeres Rojos asesinó entre 1,5 y 3 millones de personas en Camboya. Él fue llevado como prisionero a la cárcel S-21, junto con otros 20.000 presos. Tan sólo 16 sobrevivieron al internamiento y las torturas. Vann Nath fue uno de ellos. Después de la caída del régimen, la cárcel del horror del S-21 pasó a convertirse en un museo en donde dar a conocer el genocidio que sufrió el país. Vann Nath pintó los horrores que había vivido y volvió a menudo a la cárcel en donde había sido torturado para dar a conocer la historia. “Vann Nath luchó toda su vida para que se hiciera justicia, para que se escuchara a las víctimas y para que se supiera la verdad. Testificó e hizo frente a Duch. (…) Su lucha es para todos nosotros un modelo de integridad y esperanza..

Extracto del artículo de El País (7 septiembre 2011).  Vann Nath, superviviente del terror jemer.

Este ejemplo es tan sólo un ejemplo más de cómo el ser humano es capaz de sobreponerse, de levantarse, de salir adelante, incluso fortalecido, de los peores traumas imaginados. El ser humano está diseñado con un sistema inmunológico emocional a prueba de bombas: la resiliencia. La palabra resiliencia viene del latin “resilio, resilire” que significa saltar hacia atrás o rebotar. De hecho, la psicología ha rescatado este concepto desde la física, para explicar la capacidad de un material de recobrar su forma original después de haber sido sometido a altas presiones. Los materiales flexibles son capaces de, una vez ha finalizado la perturbación, recobrar su estado o forma original. Esa misma capacidad es la que tenemos las personas y a lo que denominamos resiliencia. Así, no tendría tanto que ver con la dureza o la resistencia a las situaciones difíciles (invulnerabilidad al estrés) sino con la recuperación de estos eventos (Garmezy 1991).

Sigue leyendo