El estado de ánimo y la memoria

 

Escrito por Laura Izquierdo Escobar – Psicóloga y Neuropsicóloga

La memoria

Es la fuente de nuestra vida, nos ofrece un modo de ser y estar, y nos configura en lo que somos y sentimos. Somos quienes somos gracias a lo que aprendemos y recordamos. La memoria nos permite percibir, aprender o pensar, expresar nuestras ideas y tener  identidad personal.

La memoria no es un almacén, ni una biblioteca, sino una facultad que conserva y elabora. Además no es una realidad unitaria, sino la integración de múltiples sistemas. Y no es perfecta, está sujeta a errores, distorsiones e ilusiones, además no siempre se comporta como quisiéramos ya que, a veces, sigue su propio programa guardando lo que no necesitamos y olvidando cosas que nos gustaría recordar.

Su función principal es proporcionarnos los conocimientos necesarios para comprender el mundo en el que vivimos. Conserva y reelabora los recuerdos en función del presente y actualiza nuestras ideas, planes y habilidades en un mundo cambiante.

Depresión y memoria

Las personas con depresión a menudo se quejan de pérdida de memoria a corto e, incluso, a largo plazo (olvidan información que acaban de leer o cosas que le acaban de decir). Esto afecta al día a día, al desempeño laboral y a las relaciones.

No sabemos exactamente por qué la memoria se ve afectada también en personas que padecen depresión, pero sí que sabemos que en general, el cerebro de estas personas está menos activo. Además, en estas situaciones, el cerebro facilita el recuerdo de acontecimientos tristes que nos hacen más difícil el controlar las emociones y por lo tanto la atención se centra en el sufrimiento propio, aislándonos del exterior. Cómo la atención y concentración están afectadas, es más difícil centrarse en lo que está ocurriendo, por lo que se está impidiendo un recuerdo posterior. No es que la persona lo haya olvidado, sino que, ni siquiera se ha llegado a almacenar la información.

Estrategias para facilitar el funcionamiento de la memoria

  • Estrategias de repetición: mejoran el almacenamiento de la información mediante el aumento de la frecuencia de repetición del material (subrayar, repasar, copiar, repetir literalmente, etc.)
  • Estrategias de centralización: para extraer la información importante y relevante de la accesoria (extraer los datos más destacados de un texto)
  • Estrategias de organización: permiten transformar el material que se tiene que recordar dándole un formato que tenga mayor significado (agrupar elementos usando categorías, asociar el material a recordar con otros elementos significativos)

Consejos para el día a día:

  • Realizar ejercicios de refuerzo
  • Aprender diferentes formas de recordar las cosas
  • Intentar tener conversaciones sin distracciones alrededor
  • Utiliza listas, notas, agendas o material que te ayude a recordar
  • Elige un lugar para dejar siempre objetos como las llaves, el móvil, cartera…para tenerlos siempre controlados.
  • Tomar notas o usar grabadoras en reuniones, clases, etc. para poder repasar la información después.

 

La mente y los falsos recuerdos

La memoria humana se adapta y se moldea para ajustarse al mundo, y para ello es capaz de crear falsos recuerdos.

Todos creamos recuerdos imaginados, y el artista británico Alasdair Hopwood se ha propuesto recopilar y mostrar una colección de ellos.

Durante el último año, Hopwood le pidió a la gente que contribuyera con anécdotas de recuerdos falsos que él luego convirtió en representaciones artísticas; y las historias que recibió van desde alguien que recuerda haberse comido un ratón vivo a quien recuerda cómo voló cuando era niño.

Los neurocientíficos dicen que muchos de nuestros recuerdos cotidianos están falsamente reconstruidos porque nuestra visión del mundo cambia constantemente.

Trucos de la imaginación

Las pistas que pueden dirigir nuestros recuerdos en la dirección equivocada son sutiles.

Elizabeth Loftus mostró en 1994 en un célebre experimento que era capaz de convencer a una cuarta parte de los participantes de que se habían perdido en un centro comercial cuando eran pequeños.

En otra prueba similar en 2002 se logró convencer a la mitad de los participantes que habían volado en globo en la infancia con el simple truco de mostrarles “evidencias” fotográficas manipuladas.

La psicóloga Kimberley Wade estuvo detrás de este trabajo en la Universidad de Warwick, en Reino Unido. Para su proyecto, Hopwood le pidió Wade que hiciera un viaje real en globo aerostático, y las imágenes de ese vuelo ahora se exhiben con el resto de falsos de recuerdos recopilados y recreados por el artista paraThe False Memory Archive (Archivo de falsos recuerdos), una muestra que tiene lugar en Penzance, Reino Unido.

“He estado estudiando la memoria por más de una década, y aún me parece increíble que la imaginación pueda engañarnos para que pensemos que hicimos algo que nunca hicimos e impulsarnos a crear recuerdos ilusorios tan convincentes”, dice Kimberley Wade.

La razón de que los recuerdos sean tan maleables es simplemente que hay demasiada información para absorber, explica la psicóloga. “Nuestro sistemas preceptivos no pueden notar absolutamente todo de nuestro entorno. Recibimos información a través de todos nuestros sentidos pero hay huecos”, añade. “Así que cuando recordamos un evento, lo que hace nuestra memoria es rellenar esos huecos con lo que sabemos sobre el mundo”.

Perder las llaves

La mayor parte de los recuerdos falsos se refieren a situaciones cotidianas sin consecuencias reales, a excepción de las discusiones ocasionales sobre cosas triviales del tipo quién perdió las llaves. Pero a veces, los recuerdos ilusorios pueden tener ramificaciones serias. El Proyecto Inocente (The Innocent Project), de Estados Unidos, ha elaborado una lista de personas que han sido absueltas tras lograr la anulación de identificaciones incorrectas por parte de testigos oculares.

El experto Christopher French, de la Universidad de Goldsmiths de Londres, dice que hay una falta de conciencia de lo poco confiable que es la memoria, especialmente en los sistemas legales. “Aunque dentro de la psicología es una noción bien conocida y ampliamente aceptada por cualquiera que haya estudiado la bibliografía al respecto, no se conoce más generalmente en la sociedad”, explica French. “Aún hay gente que cree que la memoria actúa como una cámara de video, así como personas que aceptan la noción freudiana de la represión, que sugiere que cuando sucede algo terrible se empuja el recuerdo hacia las profundidades del subconsciente”. Sin embargo, sostiene el experto, las evidencias de recuerdos reprimidos no son muy sólidas.

French también estuvo involucrado en el proyecto de arte de Hopwood. Al artista le fascina cómo las personas pueden estar tan convencidas de eventos completamente imaginarios. “Lo interesante es que las contribuciones al proyecto se convirtieron en mini retratos (aunque de forma anónima) y a pesar de que lo único que sabes de esa persona es algo que en verdad no ocurrió. Así que allí hay una bonita paradoja que me atrae como artista”, dice Hopwood.

Salvarnos del tigre

De acuerdo con otro investigador, los errores que comete la mente humana a veces tienen un propósito útil.

Sergio Della Sala, experto en neurociencia cognitiva de la Universidad de Edimburgo, en Reino Unido, lo explica de la siguiente manera: Imagina que estás en la jungla y ves que la hierba se mueve. Lo más probable es que un humano entre en pánico y huya, ante la idea de que esté acechando un tigre. Una computadora, sin embargo, puede calcular y deducir que en el 99% de las ocasiones es el viento el que produce el movimiento. Si nos comportáramos como computadoras, cuando de hecho hubiera un tigre, nos comería.

“El cerebro está preparado para equivocarse 99 veces y salvarnos del tigre. Y eso es porque no es una computadora. Funciona con suposiciones irracionales. Es proclive al error y necesita atajos”, dice Della Sala.

Los falsos recuerdos, añade, son señales de un cerebro saludable. “Son subproductos de un sistema de memoria que funciona bien, que puede deducir muy rápido”.

Extraído de:

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/09/130930_ciencia_memoria_falsos_recuerdos_np.shtml

– Melissa Hogenboom:  Lunes, 30 de septiembre de 2013.

La memoria congruente con el estado de ánimo

Diversas investigaciones y teorías han estudiado la asociación entre las emociones y la memoria, si existe congruencia entre nuestro estado anímico y el sesgo en el recuerdo autobiográfico. Según postulan autores como Bower (1981) en su modelo de red semántica y de la emoción, la información acorde a nuestro estado emocional tiende a ser almacenada y recordada mejor que aquella información que no lo es. Un estado de ánimo depresivo aumentaría el acceso y la probabilidad de activación de aquellos recuerdos asociados con anterioridad a tal estado; de este modo, una persona con depresión tiene una probabilidad mayor de utilizar estas cogniciones negativas, al mismo tiempo que producen un sesgo negativo en el procesamiento de la información. Merece ser citado en brevedad, por su carácter más complejo, el siguiente párrafo sobre esta teoría:

Sigue leyendo