Dormir bien es un sueño alcanzable

 

“Dormir bien es un sueño alcanzable” es el lema que va a tener lugar, a día de hoy, en todo el Mundo. El Día Mundial del Sueño es un evento anual patrocinado por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM), para concienciar sobre los trastornos del sueño y resaltar la importancia que tiene en la sociedad.

El sueño es una función biológica fundamental y no sólo por la cantidad de tiempo que dedicamos a dormir sino también por el significado que tiene una noche de descanso y el efecto que el sueño tiene en nuestra salud.

La cantidad de sueño necesaria en el ser humano está condicionada por factores que dependen del organismo, del ambiente y del comportamiento. En la influencia de estos factores se aprecian variaciones considerables en la cantidad de sueño entre las personas pero, en general, suele oscilar entre 7-8 horas.

Es frecuente la presencia de problemas del sueño en la sociedad. Uno de ellos, que afecta a un tercio de la humanidad, es el insomnio o incapacidad de dormir en cantidad o calidad suficientes para sentirse descansado u operativo al día siguiente.

El insomnio afecta a la persona por la noche y durante el día sufre las consecuencias del descanso insuficiente. Las consecuencias son variadas, desde estrés, ansiedad, cansancio, somnolencia, hasta falta de reflejos o lentitud de respuesta.

Los tres elementos de buena calidad del sueño son:

-Duración. La duración del sueño debería ser suficiente para estar descansado y alerta al día siguiente.

-Continuidad. Los ciclos del sueño ciclos deben ser seguidos, sin interrupción.

-Profundidad. El sueño debe ser lo suficientemente para ser refrescante y restaurador.

Algunas recomendaciones que se pueden seguir para realizar una higiene del sueño:

1- Vaya a dormir sólo cuando tenga sueño

2- Establecer una serie de rutinas previas a la conciliación del sueño como tomar una ducha, ponerse el pijama, leer, beber un vaso de leche, lavarse los dientes…

3- Utilice la cama sólo para dormir y para las relaciones sexuales. No debe comer, leer, ver la TV, escuchar la radio o trabajar en la cama, por ejemplo

4- Se recomienda no mirar el reloj. Restringir el tiempo de sueño nocturno al estrictamente necesario, intentando igualar el tiempo en cama con el tiempo en sueño

Si no concilia el sueño en 15-20 min, debe abandonar la cama y realizar alguna actividad rutinaria, relajante y cuando sienta sueño volver a la cama.

Esta norma se aplica también si se despierta a medianoche.

5- Coloque la alarma del despertador a la misma hora cada día y levántese siempre a esa hora

6- No realice siestas

Otras posibles pautas que ayudan a facilitar la conciliación del sueño son:

– Regularidad en los horarios de levantarse y acostarse.

– Evitar siestas innecesarias y prolongadas.

– Exponerse a la luz brillante durante la mañana.

– Se recomienda realizar ejercicio físico regularmente, pero no en las 3-4 horas previas a acostarse.

– Terminar la cena 2-3 horas antes de echarse a dormir para que la comida no resulte indigesta.

– Reducir las fuentes de estrés mediante técnicas de relajación.

– Reducir el consumo de tabaco, la ingesta de alcohol y bebidas que contienen cafeína horas antes de acostarse.

– Mantener un ambiente adecuado que favorezca y ayude a mantener el sueño. Se debe procurar tener una temperatura adecuada, evitar ruidos, usar colores relajantes, una cama confortable etc.

Estas recomendaciones tienen como objetivo mantener o restablecer el sueño sano natural, refrescante y saludable puesto que el sueño sano facilita la preservación de la salud mental.

“El bienestar consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertarse sin angustia”

La importancia del sueño en nuestra salud

Todos tenemos un reloj interno biológico que se sincroniza con factores externos. En el caso del sueño esa sincronización se da con la luz. Dormimos por la noche y estamos activos durante el día”, explica Odile Romero, neurofisióloga, jefa de la unidad multidisciplinar del sueño del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. Ese reloj biológico, que en el caso del sueño reside en el cerebro, es el responsable de mantener los ritmos circadianos, es decir, que determinadas funciones se repitan todos los días a la misma hora, por ejemplo: dormir.

Los relojes internos son muy parecidos en todas las personas en lo que a sueño se refiere. Pero hay gente más madrugadora y gente a la que le cuesta levantarse”, detalla Romero. “Los primeros son de tipo mañana, por lo general nos referimos a estas personas como ‘alondras’; y otros tienen dificultad para despertarse o sentirse alerta por la mañana, son las personas tipo noche o ‘búhos”, explica Enric Zamorano, coordinador grupo de trabajo de la Sección Sueño de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria.

También hay pequeñas variaciones en el tiempo necesario para tener un sueño reparador. Lo estándar es dormir siete u ocho horas. “Aunque hay dormidores cortos, que con cinco o seis horas se encuentran bien, y dormidores largos, que necesitan nueve o diez horas. Sin que eso sea un problema”, especifica Romero. ¿Cómo se sabe que estas variaciones no son una enfermedad? Cuando en la vigilia la persona está bien, descansada y activa”.

Independientemente del tipo de dormilón que sea cada uno, lo verdaderamente importante es dormir el tiempo necesario con una buena calidad de sueño. Es decir: descansar. Pese a la importancia de esta función vital para el bienestar, y los problemas derivados de los trastornos del sueño, todavía hay desconocimiento por parte

de la sociedad y algunos facultativos, opina el doctor Hernando Pérez Díaz, coordinador del grupo de estudio de trastornos de la vigilia y sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN). “Si se ve a un compañero de trabajo adormilado durante el día, se tiende a pensar que es un vago o un juerguista porque se presupone que trasnocha. Pero no necesariamente es así”, apunta Pérez Díaz. “También hay gente que asume que sus problemas les vienen de fábrica y no piensan que tienen un problema del sueño”, añade.

En torno al 30 % de la población española padece trastorno del sueño en algún momento de su vida, y hasta un 4 % de forma crónica, según datos de marzo de 2013 de la Sociedad Española de Neurología. Pero solo un pequeño porcentaje llega a ser diagnosticado por los profesionales clínicos, alerta la organización. El doctor de la SEN subraya que el trastorno más frecuente es el insomnio. “Se da normalmente en personas que tienen tendencia a la ansiedad”, afirma. Una circunstancia que aumenta con la crisis, según Romero. “El estrés y las preocupaciones derivados de la situación económica influyen mucho. La gente intenta resolver los problemas en la cama y eso no puede ser. La cama es para dormir, subraya la responsable de la unidad de sueño del Hospital Vall d’Hebron.

ciclos-dormir

Las causas pueden ser muy distintas. Y no todos los insomnios son iguales. El más conocido es de conciliación, pero también hay despertar precoz, o de fragmentación, cuando la persona se despierta varias veces durante la noche, detalla Pérez Díaz. Estos son algunos ejemplos. Pero el resultado es común: no se duerme la cantidad de horas necesarias para que el sueño sea reparador.

Los malos hábitos o ciertas costumbres sociales pueden ser asimismo desencadenantes, además del estrés, de situaciones de insomnio que de no atajarse a tiempo, pueden cronificarse. “La mayoría de las personas no duermen lo suficiente. Somos una sociedad que quema la vela por los dos extremos. La gente permanece despierta toda la noche para estudiar, trabajar o divertirse. Sin embargo, funcionar sin un sueño adecuado produce consecuencias negativas a corto y largo plazo, afirma Enric Zamorano.

Algunos hábitos saludables para nuestro sueño

Entre los hábitos saludables para conseguir dormir las horas necesarias y con un sueño de calidad, la decoración, luminosidad y hasta el olor del dormitorio pueden influir. Los expertos recomiendan pintar las paredes de la habitación con tonos suaves y que la oscuridad sea total en las horas nocturnas. Se trata de dejarle claro al cerebro, a ese reloj interno que se guía por la luz, que es de noche y toca dormir, explica el doctor Hernando Pérez, de la Sociedad Española de Neurología.

Asimismo, hay que evitar tener dispositivos electrónicos en el dormitorio, sobre todo, la televisión. Mucho menos, el portátil para trabajar. Pero tampoco relojes que se vean desde la cama, advierte Odile Romero, jefa de la unidad del sueño del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. “Si no podemos conciliar el sueño y estamos continuamente mirando la hora, nos agobiaremos y dificultaremos nuestro propio descanso”, explica.

El olor en la alcoba también es importante. Así lo reveló la investigación comparativa de la National Sleep Foundation de EE UU. Casi el 80 % de los encuestados (estadounidenses, alemanes, británicos, mexicanos, canadienses y japoneses) declararon que se sentían más relajados si su dormitorio tenía un perfume fresco y agradable.

En cuanto a los tipos de colchón, almohadas o incluso las posturas que se toman en ellos, la regla básica es “sentirse cómodo”, dice Odile Romero, jefa de la unidad del sueño del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. Si bien, recomienda cojines gruesos para las personas que duerman de lado porque “es necesario rellenar el hueco entre el hombro y la cabeza para evitar problemas cervicales”.

Texto extraído de: En la cama, ¿eres alondra o búho?

Otros artículos de interés:

Dormir la siesta invierte los efectos en la salud por la falta de sueño

¿Cuántas horas necesitamos dormir según nuestra edad?