¿Por qué me preocupo?

Escrito por Francisco Vinués – Psicólogo sanitario

Tantas ocasiones en las que hemos querido detener el bucle de la cabeza, tener un interruptor que apagara la preocupación de nuestra mente sin ningún resultado. Nuestro cerebro parece coger un problema y no querer soltarlo, lo analiza hasta el hastío, hasta que pierde el sentido y llega al absurdo, pero no se detiene, sigue o, en el mejor de los casos, decide saltar a otro problema distinto siguiendo el mismo proceso.

Sigue leyendo

Aceptación vs. resignación

Escrito por Claudia García – Psicóloga Sanitaria

Todas las personas hemos oído alguna vez el consejo de “acéptalo, es lo que hay”, asumiendo o dándonos la sensación de que aceptar una situación dolorosa pasa por resignarse y bajar los brazos ante la adversidad.

Generalmente, ante una situación que juzgamos como injusta, nuestra mente tiende a buscar soluciones para arreglar el problema o reducir de alguna manera la distancia que hay entre “cómo son las cosas” y “cómo me gustaría que fueran”. De manera automática, nuestra mente – que se pirra por los rompecabezas – comienza a darle vueltas y más vueltas al suceso, haciéndonos girar una y otra vez sobre el “por qué ha sucedido” y el “cómo podría haberlo evitado”.

Sigue leyendo