Creces

Escrito por Séfora Ene – Psicóloga Sanitaria

“Los niños son el futuro” es una idea básica y sencilla, conocida desde la antigüedad, pero no por ello deja de ser crucial y de una importancia vital, ya que estamos educando a seres humanos, al futuro de nuestras sociedades a los adultos del mañana. Quienes sean mañana, sus valores, sus comportamientos, su forma de desarrollarse y de vivir la experiencias y situaciones propias de una vida, tanto individual como común dependerá, en gran medida, de lo que les enseñemos hoy.

Sigue leyendo

Mi Pene y Yo

Escrito por Carolina García Cuartero – Psicóloga sanitaria y sexóloga.

En “La dictadura de la normalidad en el orgasmo femenino” abordé cómo las mujeres hemos sido sometidas a una cruel normatividad sobre la tipología de nuestros orgasmos. Retomando el concepto de normatividad, hoy quiero centrarme en el Pene, ese órgano de capital importancia para la mayoría de los hombres, que en algunas ocasiones, se convierte en un gran dictador.

Fragmentos sobre mi pene:

Sigue leyendo

Levantarse

Escrito por Roberto Buil – Psicólogo sanitario

“Como podría explicar, sin ver salir el sol, que denso sale”

Robe Iniesta.

Es media mañana y hace bastante rato que me he despertado, llevo un rato pensando en levantarme, pero no es como esas mañanas en las que notaba el contacto de las sabanas en mis piernas, respiraba aire fresco, cambiaba de postura y me regocijaba de la buena suerte de tener la mañana libre y poder remolonear en la cama henchido de placer. Esta vez no. Esta vez las sabanas pesan como plomo, el aire que respiro es denso, espeso, y permanezco inmóvil, encogido y lloro sin saber porque, ni qué hacer.

Si me quedo en la cama como hice antes de ayer, mi mente estará preguntándose si me levanto o no todo el rato, me hablara de lo vago que soy y de que no valgo una mierda y de que tendría que echarle huevos a la vida, hasta que llegue la noche e intente dormir sin éxito. Si me levanto, como ayer, andaré todo el día como si llevase puestos grilletes con una bola de metal atada. Arrastrando los pies con un peso que me impide moverme, que me obliga a andar encorvado, ocultándome de los demás por la vergüenza que supone cumplir con esta condena.

Sigue leyendo

Seres resilientes

Escrito por Claudia García – Psicóloga Sanitaria

Vann Nath, fue un conocido artista camboyano que vivió en primera persona uno de los peores traumas que un ser humano puede sufrir. Entre 1975 y 1979 el régimen de los Jemeres Rojos asesinó entre 1,5 y 3 millones de personas en Camboya. Él fue llevado como prisionero a la cárcel S-21, junto con otros 20.000 presos. Tan sólo 16 sobrevivieron al internamiento y las torturas. Vann Nath fue uno de ellos. Después de la caída del régimen, la cárcel del horror del S-21 pasó a convertirse en un museo en donde dar a conocer el genocidio que sufrió el país. Vann Nath pintó los horrores que había vivido y volvió a menudo a la cárcel en donde había sido torturado para dar a conocer la historia. “Vann Nath luchó toda su vida para que se hiciera justicia, para que se escuchara a las víctimas y para que se supiera la verdad. Testificó e hizo frente a Duch. (…) Su lucha es para todos nosotros un modelo de integridad y esperanza..

Extracto del artículo de El País (7 septiembre 2011).  Vann Nath, superviviente del terror jemer.

Este ejemplo es tan sólo un ejemplo más de cómo el ser humano es capaz de sobreponerse, de levantarse, de salir adelante, incluso fortalecido, de los peores traumas imaginados. El ser humano está diseñado con un sistema inmunológico emocional a prueba de bombas: la resiliencia. La palabra resiliencia viene del latin “resilio, resilire” que significa saltar hacia atrás o rebotar. De hecho, la psicología ha rescatado este concepto desde la física, para explicar la capacidad de un material de recobrar su forma original después de haber sido sometido a altas presiones. Los materiales flexibles son capaces de, una vez ha finalizado la perturbación, recobrar su estado o forma original. Esa misma capacidad es la que tenemos las personas y a lo que denominamos resiliencia. Así, no tendría tanto que ver con la dureza o la resistencia a las situaciones difíciles (invulnerabilidad al estrés) sino con la recuperación de estos eventos (Garmezy 1991).

Sigue leyendo