Aceptación vs. resignación

Escrito por Claudia García – Psicóloga Sanitaria

Todas las personas hemos oído alguna vez el consejo de “acéptalo, es lo que hay”, asumiendo o dándonos la sensación de que aceptar una situación dolorosa pasa por resignarse y bajar los brazos ante la adversidad.

Generalmente, ante una situación que juzgamos como injusta, nuestra mente tiende a buscar soluciones para arreglar el problema o reducir de alguna manera la distancia que hay entre “cómo son las cosas” y “cómo me gustaría que fueran”. De manera automática, nuestra mente – que se pirra por los rompecabezas – comienza a darle vueltas y más vueltas al suceso, haciéndonos girar una y otra vez sobre el “por qué ha sucedido” y el “cómo podría haberlo evitado”.

Sigue leyendo

Vida saludable durante el confinamiento

Escrito por la asociación Conciencia y Nutrición

Nuestras compañeras de Conciencia y Nutrición, nos ofrecen en este artículo una serie de consejos para mantener unos hábitos saludables durante estos días de confinamiento.

  1. Realiza ejercicio destinado a mantener tu aptitud física (en la medida de lo posible) con los medios de que dispongas, y siempre adaptado a tu condición física previa:
  • Aeróbico: bicicleta ergométrica, elíptica o similares. Se puede correr o caminar en el domicilio, si el espacio lo permite.
  • De fuerza: si estás acostumbrado, con pesas, gomas elásticas, el propio peso corporal (sentadillas, flexiones) o usando materiales alternativos que hagan de peso (como por ejemplo tetrabricks de leche).
  • Ejercicios de flexibilidad, yoga, pilates…

2. Aprovecha para realizar tareas creativas y enriquecedoras (leer, manualidades, ordenar fotografías, escuchar música, bordar o coser, cuidar las plantas, tocar un instrumento musical, cocinar…. )

3. Limita el tiempo de pantallas y redes sociales. Eso te ayudará a mantener la serenidad, sacar provecho de esta situación y no dejarte llevar por el pánico.

4. Intenta mantener una alimentación saludable rica en vegetales, legumbres, frutas y hortalizas.

5. Limita el consumo de azúcares, harinas refinadas, embutidos, carnes rojas y alimentos ultraprocesados. No los compres, ¡que te los comerás!

6. Picoteos libres de culpa: tomates cherry, rabanitos, zanahorias, pepinillos y cebolletas, infusiones variadas, altramuces, alcaparrones, fruta fresca…. 

7. Aprovecha para investigar nuevas recetas a base de vegetales y verduras, huevos, pescados y legumbres que te enseñen a disfrutar de una alimentación saludable.

10 TRUCOS PARA CONTROLAR LA ANSIEDAD Y EL HAMBRE EMOCIONAL

1. Identificar emociones que nos llevan a comer demasiado y ponerlas por escrito.

2. Preguntarnos si esa hambre es fisiológica o no.

3. Buscar ocupaciones que nos distraigan de comer.

4. Seguir una dieta saludable.

5. Seguir unos horarios más o menos fijos de comidas.

6. Planificar las comidas y las compras: “No lo compres que te lo comes”

7. Que los alimentos visibles sean siempre saludables.

8. Si te has dejado llevar y has comido más de la cuenta, no te culpabilices en exceso.

9. Anota diariamente lo que comes y el ejercicio que haces, y semanalmente el peso.

10. Si no eres capaz de controlarlo sólo, consulta con un psicólogo.

Comprendiendo la ansiedad en jóvenes y los aportes que Mindfulness puede hacer a esta situación

Escrito por Samara Sáez – Psicóloga sanitaria

La ansiedad y la sintomatología relacionada con ella se sitúan entre los principales motivos de consulta psicológica en jóvenes; además, sobre el 30% de los pacientes, de estas edades, que acuden al médico de familia mencionan la dolencia ansiosa.

Para comprender un poco mejor este fenómeno, debemos tener en cuenta los factores de riesgo que envuelven a esta población en concreto:

Sigue leyendo

El valor de mi confinamiento

Escrito por Andrea Llera y Eva Félix – Psicólogas sanitarias

Cuando nos vemos sumergidos en una situación como la que estamos viviendo, en la que de un día para otro nuestras rutinas, actividades, relaciones… en definitiva, toda nuestra vida se pone “patas arriba”, podemos conectar con sensaciones de incertidumbre y de falta de control, lo que dispara nuestras emociones, como el miedo, inseguridad, tristeza, etc. Ante ellas, nuestro primer impulso será intentar controlarlas o deshacernos de ellas, pero bien sabemos que estas estrategias no suelen funcionar.

Sigue leyendo