Síndrome del Cuidador: otra forma de Burnout

cuidado

El Síndrome del Cuidador surge en aquellas personas que desempeñan el rol de cuidador principal de una persona en situación de dependencia. Se caracteriza por un agotamiento tanto físico como mental, con un cuadro parecido al del estrés laboral o “Burnout”.

¿Qué es el Síndrome del Cuidador?

Lo manifiestan aquellos cuidadores a cargo de personas que requieren ayuda constante por presentar algún grado de alteración o deficiencia de orden neurológico o psiquiátrico, como por ejemplo algún tipo de demencia.

En la mayoría de los casos, la decisión de convertirse en cuidador suele sobrevenir impuesta por las circunstancias, sin que medie un proceso deliberado de toma de decisión. Por tanto, estas personas afrontan, de forma repentina, una situación nueva para la que no están preparados y que consume la mayor parte de su tiempo y energía, hasta el punto de llegar a convertirse en el centro de su vida.

Cambios que se producen en la vida del cuidador

La vida del cuidador cambia radicalmente como consecuencia de la demanda requerida. Su nueva responsabilidad requiere una profunda transformación de su forma y calidad de vida, ya que, en general, nadie está preparado para vivir 24 horas al día con una persona (generalmente un familiar querido) que se deteriora día a día de forma progresiva. Esta situación generará muy probablemente profundas reacciones afectivas y emocionales: tristeza, tensión, ira, culpabilidad, frustración, desconcierto… que tan frecuentemente padecen quienes realizan estas funciones de tipo asistencial.

Algunos de los cambios que se producen en su vida a corto y largo plazo:

  • Relaciones familiares (surgen nuevos roles, obligaciones, conflictos,…)
  • Laborales (abandono o absentismo, incremento de gastos,…)
  • Tiempo libre (disminución del tiempo dedicado al ocio, a las relaciones interpersonales,…)
  • Salud (problemas de cansancio, alteración del sueño y del apetito, …)
  • Cambios en el estado de ánimo (sentimientos de tristeza, irritabilidad, culpabilidad, preocupación, ansiedad, estrés…).

Causas del Síndrome del Cuidador

El estrés del cuidador surge principalmente de las diferentes formas de percibir las necesidades del enfermo, la inversión de tiempo, recursos, conflictos entre sus expectativas y el resto de miembros de la familia, sentimientos de culpa…

En muchas ocasiones, el conflicto surge ante la incapacidad de poder satisfacer las necesidades del enfermo, las familiares y las personales. Es muy habitual que el cuidador renuncie a áreas de su vida social y laboral dado las necesidades que requiere la persona que se encuentra a su cuidado.

Algunos indicios del trastorno del síndrome del cuidador

Es importante que los familiares y amigos del cuidador principal estén atentos a una serie de síntomas que pueden ser indicios de la presencia del trastorno:

  • Mayor irritabilidad y conductas de “agresividad” contra los demás
  • Tensión contra los cuidadores auxiliares (no atienden al enfermo correctamente)
  • Sintomatología depresiva o ansiosa.
  • Impaciencia con la persona al cuidado.
  • Aislamiento social.
  • Problemas físicos: dolores de cabeza, angustia, problemas gástricos, palpitaciones…

Recomendaciones terapéuticas

Tan importante es cuidar como que nos cuidemos a nosotros mismos; esto nos permitirá seguir prestando ayuda en las mejores condiciones posibles, sin llegar a quemarnos.

Es fundamental que:

  • Busque momentos para relajarse. Hay una relación entre la tensión interior y la tensión exterior o corporal. Cuando usted está nervioso/a su cuerpo se tensa. Es habitual notar como un nudo en el estómago, o una opresión en el pecho, o tenga tensa la mandíbula o las cervicales, o su cara enrojezca, etc.
  • Descanse y duerma lo suficiente.
  • Organice mejor su tiempo de forma que siga realizando algunas de las actividades y hobbies que siempre le han gustado (ir al cine, pasear, ir al gimnasio, hacer punto,…).
  • Aprenda a pedir ayuda y delegar funciones. Es imposible que, sin ayuda, usted pueda llevar a cabo la cantidad de tareas que realizaba antes de cuidar a su familiar, y de la misma forma.
  • No se sienta culpable por reírse o pasarlo bien, si usted es feliz le será más fácil sobrellevar la situación.
  • Cuide su aspecto físico, esto mejorará su bienestar psicológico.
  • Evite auto-medicarse.
  • Comunique y exprese sus sentimientos a los demás familiares.
  • Llegue a acuerdos. Todos los miembros deben colaborar en el cuidado del familiar dependiente.
  • Sea asertivo. Es importante tratar a la persona dependiente y al resto de familiares de manera amable y comunicativa. Así, se evitarán malentendidos y todo el mundo estará más dispuesto a ayudar.
  • Trabaje la empatía. Ponernos en el lugar del otro nos puede ayudar a comprender su punto de vista y entender su conducta.
  • Trabaje la estimulación cognitiva de las personas dependientes. Para ello, es necesario realizar prácticas de lectura con ellas, hablar de hechos cotidianos para que tengan noción de la realidad y recordar viejas historias y reminiscencias que estimulen su memoria.
  • Diga “no” a las demandas excesivas de la persona dependiente.

 

Fuente: https://psicologiaymente.net/clinica/sindrome-cuidador

 

Atacar la depresión desde la nevera

La dieta occidental rica en carbohidratos refinados, fritos, alcohol, y productos azucarados se ha asociado a mayores índices de ansiedad y depresión

Aunque cada vez exista una mayor conciencia social de la importancia de una alimentación saludable, no es lo más habitual que se tengan en cuenta las comidas diarias cuando se habla de salud mental. Pero la realidad es que uno de los grandes problemas en salud mental de nuestra sociedad es la depresión. De hecho en España, según los últimos datos aportados por la OMS, el 5,2% de la población sufre de esta enfermedad, lo que supone un total de más de dos millones de españoles. Desde la capacidad que tiene la nutrición para evitar este problema, se ha demostrado mediante estudios que en sólo diez días la dieta mediterránea mejoraba la sensación de felicidad, lucidez, cognición y memoria, y reducía la sensación de turbación y desconcierto. Por el contrario, la dieta occidental rica en carbohidratos refinados, fritos, alcohol y productos azucarados se ha asociado a mayores índices de ansiedad y depresión. Esto es debido, según Carlos Fernández, director médico del Grupo NC Salud, «a que no se aportan aquellos nutrientes como vitaminas, minerales, antioxidantes o fibra que han demostrado contribuir al normal funcionamiento del sistema nervioso y al bienestar psicológico, por lo que aumenta el riesgo de padecer trastornos en este sentido».

Lo que comemos, explica Fernández, «no sólo depende de lo que nos demande nuestro organismo en cada momento, sino que además la elección de alimentos responde al estado emocional, nuestras motivaciones, etc. Se puede asegurar que, si se tiene dificultad para regular emociones negativas o se sufre estrés, es más probable que se aumente de peso al incrementar las calorías totales ingeridas cada día, así como sucumbir a los atracones». En este sentido, prosigue este experto, «debe fomentarse el equilibrio emocional, evitando canalizar las emociones negativas en la comida y asegurando ingestas cuyos objetivos sean meramente nutricionales, en cantidades adecuadas al gasto energético diario y las señales de saciedad que cada cuerpo origina».

A su juicio, las dietas son otra parte importante que afecta al estado de ánimo de las personas, y son dos los factores fundamentales: el deseo de ingerir aquellos alimentos que no están permitidos y la poca capacidad saciante de dietas muy restrictivas. «En el primer caso, la evidencia científica ha demostrado que las personas que evitan alimentos tienen, estadísticamente, más Índice de Masa Corporal (IMC) y más síntomas de depresión. Por lo tanto, cuando se lleva a cabo una dieta se debe tratar de mantener una relación saludable con determinados tipos de alimentos haciendo un consumo moderado de los mismos. De esta forma, se evita la sensación de prohibición y las posteriores posibles ingestas compulsivas».

En el segundo caso, puntualiza, «es importante que la dieta esté adaptada a las necesidades de cada persona y que contemple una restricción calórica sostenible en el tiempo. Un déficit calórico demasiado grande nos hará sentir hambrientos y fatigados. Además, la dieta debe incluir alimentos con elevada capacidad saciante: baja densidad calórica, alto volumen masticatorio y bajo índice glucémico. Por último, debe haber una correcta planificación de las comidas a lo largo del día ya que, por lo general, esto ayuda a gestionar mejor la sensación de apetito».

Los suplementos nutricionales como ayuda

Por todo esto es importante saber, concluye el director médico del Grupo NC Salud, que algunos suplementos nutricionales pueden ayudar en la relación equilibrio emocional-alimentación. «Si en situaciones en las que tenemos emociones negativas, bajo estado de ánimo, etc. nos sentimos empujados a utilizar la alimentación como elemento de confort que compense nuestras sensaciones negativas, los suplementos nutricionales pueden resultarnos de ayuda. Los activos ideales en estos casos son combinaciones de triptófano, vitamina B6, pasiflora y cromo», puntualiza Fernández. «El triptófano porque estimula la serotonina, neurotransmisor conocido popularmente como hormona de la felicidad. La vitamina B6 porque regula la función psicológica, favorece el equilibrio nervioso, y contribuye junto con el triptófano estimular la citada serotonina. Finalmente, el cromo actúa optimizando la glucemia e insulinemia, lo que conduce a una reducción en la sensación de apetito».

Día Europeo de la Depresión 2017

El primer jueves de octubre, se conmemora el Día Europeo de la Depresión, con el objetivo de realizar un llamamiento sobre la necesidad de una mayor sensibilización.

A su vez, este año la OMS (Organización mundial de la salud) pone el foco de atención sobre esta problemática creciente que ya encabeza las listas por enfermedad.

La depresión es la principal causa de problemas de salud y discapacidad en todo el mundo. Según la estimación de la OMS, 300 millones de personas viven con depresión, un incremento de más del 18 % entre 2005 y 2015.

La depresión es un importante reto de salud pública por su elevada prevalencia. Entre el 8% y el 15% de la población española la padecerá a lo largo de su vida.   -Datos OCDE-

Las personas con depresión tienen el doble de probabilidades de estar desempleadas y corren un  riesgo mucho mayor de vivir en la pobreza y la marginación social

Diferentes trabajos publicados cifran en un  50% los trastornos depresivos que no reciben tratamiento o no el adecuado (psicofármacos o psicoterapia o combinación).

Desde AFDA (Asociación de trastornos depresivos de Aragón) queremos en este día reivindicar la importancia de disponer de un tratamiento adecuado para la recuperación, así como para evitar la cronificación, recaídas y trágicas pérdidas. La depresión es altamente tratable y de ello depende en un alto porcentaje la mejoría.

The first Thursday of October, the European Day of Depression is celebrated, with the aim to raise awareness of a greater necessity to increase sensitivity supporting this issue.

In turn, this year the OMS focuses their attention on this question since it leads the top of the list of illnesses.

 Depression is the leading cause of health problems and disability in the whole world. According to the estimates made my OMS, 300 million people live with depression, an increase of over 18% between 2005-2015.

Depression is an important challenge for public healthcare for its high prevalence. Between 8% and 15% of the Spanish population will suffer throughout their lives (data from OCDE).

People with depression have double probability of being unemployed and have a higher risk of living in poverty and being socially excluded.

Different published research estimate that 50% of depression disorders don’t receive any treatment or not an adequate one (psychotropic drugs, psychotherapy or combination).

That is why AFDA (Asociación de trastornos depresivos de Aragón) would like to reclaim the importance of having the adequate treatment to fully recover, as well as preventing cronification, relapse and tragic losses. Depression is highly treatable and a high percentage of improvement depends largely on it.

diadepre

Correr con depresión: 30 millas de oscuridad al filo de un acantilado

Esta es la historia de un ultrafondista que conoce bien la relación entre sacrificio y tristeza.

depresión

“Trabajé muy duro para escalar tan rápido como pude”. Mientras vemos a Rob Krar ascender exhausto por un escarpado camino de tierra, su voz en off nos cuenta cómo combate la depresión.

La metáfora cobra fuerza gracias a las imágenes servidas por el mini-documental ‘Depressions: A Few Moments From 30 Miles in the Canyon’ (Depresiones: algunos instantes a lo largo de 30 millas en el Cañón), una pieza de 8 minutos que persigue al trail runner canadiense en su carrera a través de la garganta del río Colorado.

La cinta del cineasta Joel Wolpert, rodada hace tres años, abunda en la relación entre running y depresión: “Al final de las carreras acabo sumido en un lugar oscuro, y es una experiencia mágica para mí. Hay relación entre esa oscuridad de la línea de meta y la que siento con la depresión”, relata Krar.

* Correr con depresión (pulsa en el link para ver el vídeo)

La historia de este farmacéutico convertido en ultrafondista de éxito es a la vez un plan de acción contra el trastorno depresivo, la personificación del consenso clínico respecto a las bondades del ejercicio físico en el tratamiento de la salud mental.

Su explicación científica es que el deporte aumenta la concentración de serotonina –un neurotransmisor asociado a la sensación de felicidad–, por lo que el running le permite alcanzar de forma natural el mismo efecto de bienestar que lograría con antidepresivos.

Pero Rob Krar no huye de sus fantasmas, al contrario: “Durante mucho tiempo negué que sufriera depresión y me enfadaba cuando caía en episodios depresivos. Una parte de mí decía: estás bien, saca tu culo de la cama. Pero no lo estaba. Así que el gran reto fue aceptarlo, reconocer que me estaba metiendo en un agujero y afrontarlo”.

Lo afrontó dialogando consigo mismo, dándole carrete a los pensamientos incómodos que surgen, por ejemplo, en carreras de larga distancia. Fue entonces cuando encontró la relación.

“Mucha gente me dice que tengo que pelear o ignorar el dolor. Yo no lo veo así. Cuando estoy terminando una carrera, apurado, con el cuerpo roto y la mente diciéndome que pare yo abrazo ese dolor. Lo abrazo física y mentalmente”.

Por aclarar la metáfora, Rob Krar no pretende abrazar la depresión como si de una gesta atlética se tratara. En realidad lo que nos está diciendo es que afrontemos el dolor para dejarlo atrás con el mejor resultado posible.

Fuente:  http://www.playgroundmag.net/food/Correr-depresion-millas-oscuridad-acantilado_0_2026597331.html

 

 

Resiliencia frente a Diversidad

allegro-coach-revista-love-talavera-agosto

 

Ser Resiliente
Ser “resiliente” o lo que es lo mismo, tener la capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite e inclusive sobreponerse a ellas, no es tarea fácil, pero tampoco imposible de realizar. Por suerte o por desgracia, en la vida nos surgen acontecimientos que nos llevan al límite de nuestras posibilidades, directamente nos tumban. Esto es así porque nadie puede elegir lo que viene dado de fuera, nadie elige las cartas para jugar una partida, por eso la maestría se demuestra jugando las cartas que tienes en tus manos. Ser resiliente es ser como un junco cuando el aire que sopla con fuerza le tumba pero no le parte y se levanta. En el caso de muchas personas, esta virtud les ha proporcionado una vida nueva. La resiliencia no es una cualidad innata, si bien es verdad que algunos nacen con mayor disposición genética, por suerte es una cualidad que todos podemos desarrollar a lo largo de nuestra vida.

Ayuda Extra
Lo normal es que esta habilidad vaya asociada a otras que la nutren y potencian. Por eso es importante que seas consciente de quien eres, cuáles son tus fortalezas o limitaciones y que destrezas te vendrían bien adquirir. Las personas resilientes tienen la autoestima alta, confían en sus capacidades, miran más allá del problema, relativizan los hechos, ven el lado positivo de las cosas, son optimistas y se enfocan en las alternativas, encuentran su “para qué”.

Aprender siendo niñ@
Sobreproteger a los niñ@s no es recomendable. Haber pasado por dificultades en la vida nos lleva en ocasiones a pensar que si el niño se enfrenta a algo que le sobrepasa es malo para él y, como le hace sufrir, buscamos la forma de evitárselo. A pesar de la buena intención, nos centramos más en enseñarle a no caer, en lugar de enseñarle a levantarse. El niño debe completar su aprendizaje cayendo y levantándose, aprendiendo de sus propios errores, del mismo modo que aprende a andar.

Te mostramos cuatro vidas increíbles

STEPHEN  HAWKING
Hawking está paralizado de pies a cabeza, debido a una enfermedad degenerativa, además no puede comunicarse con su propia voz. Tan sólo puede mover los dedos de una mano. Sin embargo, es uno de los científicos más reconocidos del mundo.

NELSON MANDELA
Pastor de ovejas de niño, fue el primer miembro de su familia en asistir a la escuela, conquistó el premio Nobel de la Paz y llegó a convertirse en presidente de su país, tras haber sido condenado a cadena perpetua y trabajos forzados por defender la democracia y la armonía racial en Sudáfrica. Durante 25 años fue el preso político más conocido del mundo.

NURIA DEL SAZ
Periodista y presentadora en Canal Sur y escritora. Su discapacidad (ceguera) no le ha impedido desarrollar una magistral carrera, ser la primera presentadora invidente del mundo y escribir libros de poemas. “Con los años cada vez tengo más claro que la discapacidad está en la mente de quienes te juzgan por tus capacidades” – declara Nuria.

IRENE VILLA
Periodista, escritora y psicóloga. Cuando solo tenía doce años sufre, junto a su madre, un atentado de ETA que le priva de sus dos piernas y tres dedos de una mano. “Tu vida es hacia donde tú la enfocas, si la quieres poner en el dolor, en la rabia, en lo que has perdido pues tu vida será muy dramática, pero si pones el foco en lo que quieres conseguir, en tus metas, en las cosas positivas… al final piensas, ‘pero si aquí no ha pasado nada” – afirma Irene.

 

Fuente: http://www.lovetalavera.com/resiliencia-frente-diversidad/